Un campus peculiar



Creo que esa imagen ilustra bastante bien lo que os voy a contar sobre el campus donde me ha tocado estudiar, el Milán, posiblemente la zona universitaria más bonita de Oviedo: edificios monumentales, una fuentecita donde varios chiflados se han asociado para tocar la guitarra, mujeres, árboles, más mujeres, perros y pintadas. ¿Qué podemos deducir de esto? Que es una zona visualmente agradable -y no tanto por el emplazamiento como por el hecho de que el 80% de los estudiantes sean bellas damas- y que es cuna y hogar de verdaderos tarados. Aunque, a fin de cuentas, todos tenemos un punto de locura. Si no, sería difícil sobrevivir en en Milán.

Esta pintada de Vertedero Ideológico "El Milán" (III) me ha resultado curiosa. Sobre todo por ese intrigante III. ¿Que somos un vertedero de ideologías? Por supuesto. ¿Que todas nuestras ideologías son carne de vertedero? No lo creo. No todas, al menos. ¿Y ese III? Qué intriga. No sé si se refiere a que somos el tercer vertedero ideológico, o a que somos el tercer campus con ese nombre, o simplemente que es la tercera vez que intentan dejar esa pintada. O quizá es una firma, un pseudónimo. III. Puede que, en realidad, no signifique nada.

Siento mucha curiosidad por la identidad de los autores de esas pintaditas. No por nada, no es que yo esté a favor de engorrinar un edificio ni mucho menos. Es sólo que todas las personas que he conocido en este campus han tenido algo interesante, algo especial: quizá no siempre para bien, hay individuos a los que he deseado matar con mis propias manos, otros me han resultado encantadores, otros indiferentes, pero todos... distintos. Será el ambiente del Milán, me imagino. No es coincidencia que seamos un "vertedero ideológico" (III). Tenemos monjas, cientos de erasmus de melenas rubias, profesores que olvidan sus exámenes, comunistas, carlistas y gilipollas. Aquí cada uno tiene sus ideas y su modo de vida, y es interesante saber cosas al respecto, hablar, dialogar, conocerse. Como ayer, por ejemplo. A las 12:10 una parte de clase nos fuimos a cervecear a la cafetería de la facultad (que no es demasiado mugrienta ni demasiado agradable, pero sí barata, y también un lugar donde siempre hay alguien con quien hablar) tras un intenso debate acerca del aborto. La conversación fue grata, como casi siempre: pestes contra la iglesia, contra el gobierno, contra nosotros mismos; un giro total en la conversación y ahora estamos hablando de Nostradamus. Que se nos acaba el mundo, joder. Y no parece darnos pena, porque enseguida nos ponemos con los mayas, los incas y los egipcios, que poco tiene que ver entre sí pero que a nosotros nos dan mucho juego. Si es que eran más listos que nosotros, hombre. Está claro. Se acaban las cervezas, hay migas en la mesa, alguien me tira una bolita de papel. Si es que este vertedero ideológico va a resultar ser un sitio bastante agradable.

Y es que aquí siempre hay alo que hacer. Si la cafetería te cansa, en el aulario A tenemos de todo. Talleres de grabados, eventos comunistoides, paneles con dibujos, exposiciones, orlas, techos que gotean sobre nuestras cabezas. Hasta un fanzine casero, Patita de Fauno, sobre el que mi amigo Félix ha hablado ya en esta entrada. En el edificio departamental también hacen cosas raras, como llenar las escaleras de cinta de carrocero o tirar un ordenador en el pasillo. Recuerdo que hubo un cúmulo de papeleras en forma de "obra de arte", pero no, fue un engaño: es que había goteras, algo había que hacer. Y después tenemos cuerdas de tender la ropa entre árbol y árbol... con libros, porque es lo más lógico. Libros en el Milán, colgando de los árboles. Me encanta este campus.

4 comentarios:

Sube dijo...

Pues a mi me ha gustado tu entrada :)
La verdad es que si, tenemos uno de los campus más bonitos de Asturias y demasiada gente pintoresca como para conocerlos a todos jaja
Ese (III) me recuerda a los signos del arte paleolítico, que sabes a que se parecen pero no que son xD
Igual ese signo ni siquiera es un tres, vete tú a saber (aunque el autor si tiene pinta de ser bastante neanderthal o paleolítico xD)
Un saludo

Patita de Fauno dijo...

Las pintadas del Milán, por lo general suelen ser bastante curiosas, no tanto por el mensaje -normalmente un poco repetitivo- como por la manera de escribirlo,aunque me sorprende que este no tenga faltas de ortografía, algo común, todavía recuerdo una que hicieron en el edificio departamental en donde ponían "pp nehandertales". Aunque mi preferida sigue siendo una que había hace tiempo que decía "todos vamos a morir".
De todas formas, no estaría mal que en el Milán hubiese un poco más de actividad cerebral, que aunque es un sitio muy agradable, a veces se echa de menos. hahaha.
Y para acabar, muchas gracias por hacer referencia a patita de fauno, ¡nos hizo mucha ilusión! Pensabamos que la gente lo cogía por acumular papeles, pero está bien saber que hay alguien que lo leyó :D

vodevilastrozombies dijo...

Qué gracia! Mismamente iba a escribir una entrada sobre esa pintada! Le saqué un foto y todo jaja.

Estoy de acuerdo en que es el sitio más bonito para estudiar. Mejor que el búnker que es medicina o la prisión que es derecho...

Pero muy a mi pesar, es la única pintada que refleja lo que pienso del Milán. Llevo sólo 2 cortos años ahí pero hay mucha mierda y sobre todo en cuanto a ideologías se refiere.

Eso me provoca una sensación extraña porque básicamente voy contra todas las ideologías y más las que no paran de molestar dándome propaganda de sus cosas u.U.

Respecto al (III), pensé que podría ser algún fanático puritano que desee la 3º República cuanto antes y que vea el resto de ideologías como basura^^.

Publicaré en breve mi tesis sobre la pintada y compartiremos opiniones^^.

Un saludo!

V

Anónimo dijo...

En el Milán no se estudia nada objetivo. Lo que se estudia es lo que digan los profesores ultra progresistas. Es decir, en el Milán puedes ser comunista o socialdemócrata pero jamás podrás ser anarquista, fascista o neoliberal porque suspenderías.

Publicar un comentario