No nos hemos olvidado de Poe

Tras 60 años en lo que esto fue una costumbre y ya una tradición, Poe no ha recibido su coñac y sus rosas. El 19 de enero era el día de Poe. El día en que se conmemora su nacimiento, sus seguidores pululan por su tumba y alguien misterioso depositaba los mentados presentes sobre su epitafio. ¿Qué ha ocurrido este año? En Baltimore no hay regalos para el genio.

Las hipótesis, como era de esperar, son varias. Quizá el admirador esté enfermo, quizá haya tenido un contratiempo, quizá haya fallecido. Quién sabe. La tradición ha fallado este año, hace 201 del nacimiento del escritor. Algunos dicen que era el mejor momento para que Poe dejase de recibir sus presentes. Quizá piensen que Poe merece ser olvidado o que ya no está presente en la conciencia general. He de deciros algo. Poe fue uno de los más ilustres, geniales, demenciales y admirables de los autores de la literatura "moderna" (entrecomillo este término por razones obvias). A Poe no se le olvidará con facilidad, pues seguirá en mi memoria, en la vuestra, en la de las generaciones venideras. Los clásicos no se pierden en el tiempo, y Poe lo es desde hace ya mucho. Qué importa que no tenga ya rosas ni coñac. Poe sigue vivo.

1 comentarios:

vodevilastrozombies dijo...

Lástima que Poe no pudiese celebrar su aniversario. Me gusta que haya gente así y que dedique cierto tiempo a su admirado escritor y más a este, La Bestia de Baltimore.

Me encanta la fotografía porque no es la típica y para colmo ¡Parece afable! No tiene esa cara lánguida y depresiva ^^

Publicar un comentario