Torbellino

La vida nos depara situaciones extrañas que no podemos controlar. Porque un día dices "no", reniegas del mundo, reniegas de cada individuo del planeta, te quieres hundir en el fango más oscuro para no salir nunca, alejarte de cualquier fuente de luz, huir de todo, escapar incluso de las nubes, de las nubes y el mar, de la música, de lo que siempre has amado. Pero, de repente... parece que la estrella más grande se ha empeñado en iluminarte, aunque te quema, te desgarra la piel, hace que tu cerebro deje de funcionar correctamente -¿acaso alguna vez lo ha hecho?-, te salen alas, te duele cada músculo, cada poro quiere sangrar, porque no es lo que buscas, no es lo que quieres. Pero imaginemos que Dorita hubiese seguido el camino de baldosas amarillas sin equivocarse ni una sola vez, sin tener que acabar con la vida de la bruja, sin complicaciones, sin flores ni opio ni espantapájaros. ¿Se hubiera quejado? Desde luego que no. Sin embargo, estás yendo en contra de tus principios, de tus creencias, de tus ideas. ¿Y qué importa todo eso, al fin y al cabo? Cuando se acabe todo, cuando dejemos en el aire nuestro último aliento para que otros lo puedan sentir mientras vivan, si es que lo desean, tan sólo quedarán cenizas, polvo, una gran nada. Por qué no dejarse llevar, entonces. El camino está marcado, sólo hay que tomar ese tren, ese, no otro; el siguiente no te traerá todo lo que deseas, aunque ya incluso dudas de desearlo de veras. ¿Y por qué no? ¿Podemos retomar un sueño cuando ya lo hemos abandonado por completo? Parece que sí. Desde luego. Definitivamente, sí. Porque poco después te encuentras con una horda de violentas mariposas más abajo de la boca, y te late el corazón con la fuerza de un tornado, y te crepitan las pupilas; vuelves a amar el mar, y las nubes, y los cielos, y la lluvia. Y de repente todo se encarna en una mirada tan dulce, en un rostro concreto, en sus manos, en su tacto, en reírse porque, por una vez, tienes ganas de hacerlo. Y piensas más en los libros, en la literatura, en el amor, en cada época de la historia que tuvo algo en común con lo que ahora sientes, en Miguel Ángel, en Byron, en el arte, en el todo. En la belleza. Y piensas que sentir es horrible, una auténtica tortura, pero ya ni puedes ni quieres evitarlo, ¡quién podría renunciar a semejante dolor!, porque la línea entre tú y lo demás no está clara, porque ya ni siquiera sabes si eres tú, porque encuentras Jokers cerca de tu carné de identidad, porque una sonrisa burlona puede ser lo más significativo de una jornada, sobre todo cuando no puedes contemplarla detenidamente durante horas. Porque empieza a dolerte el corazón cada vez que tomas aire, porque se te escapan de los dedos las emociones, descontroladas, y trepan para susurrarte al oído y decirte que has cambiado, que ahora, por fin, eres tú. Tú, aunque ya no seas como antes, aunque retomes un sueño, aunque no quieras morir porque piensas que hay un motivo para aferrarse a este mundo plagado de desgracias. Porque todo llega como un jarro de agua fría, porque los Hados han decidido jugarte una "mala pasada", que es en realidad la mejor, la que te hará sonreír en sueños, cuando te sientas demasiado sola. Pienso, por una vez, que merece la pena. Merece la pena demasiado, y tengo miedo, mucho miedo, pero sé que seguir adelante será el único tren que no puedo permitirme perder. Espero que pienses lo mismo.

4 comentarios:

Lauryna dijo...

Pat...ummm mariposas? mas abajo de la boca?... ummm, un nuevo amor quizas??
Si es asi, vivelo con sin miedo el amor trae consigo demasiadas cosas bonitas para queexista el miedo, limitate a sentir y dejar que todo fluya...
Tengo que hablar contigo y que me cuentes :).

Un besin, quierote

Aida dijo...

:_) Me encanta, y de verdad, sólo me transmite cosa "guai". Soy así yo, muy de sentir y poco de saber expresar, pero me hago entender. Y el otru día en la cafetería no era quien pa decir nada, ni sabía nada, y entendía poco; pero los sentimientos son los sentimientos no? Y de verdad, sólo puedo alegrame. Soy así yo, qué voy a hacer... De no querer pensar y sentir demasiao. Y últimamente me propuse no dejar nada por decir, a nadie, sobre todo si es bonito o agradable ¿y por qué no? Totalmente de acuerdo con todo lo que acabo de leer. Un besu Patri

Tamara Ferrero dijo...

Una muchas veces se imagina un punto negro en una nada blanca, como si de una diana se tratara...
Aun asi, un dia, un bello dia, levantas la cabeza, ves el cielo azul bañado por el reflejo de oro del sol, cierras los ojos y respiras profundo, puedes oler el aroma de las rosas que han invadido esa nada blanca y notas como tus muñecas y pies se libran del peso de las cadenas que te ataban.
Este escrito, es algo que lo he hecho hace mucho tiempo, mucho; pero creo que es algo que todos pasamos, todos nos llegamos a sentir en algun momento de tal manera y me atrevo a decir que de igual modo en el que vemos todo negro y sin salida alguna, algo u alguien (casi siempre alguien) nos deporta a un mundo no feliz; proque la felicidad completa no existe; pero si, nos deporta a un mundo menos amargo, un mundo de sonrrisa calida y un mundo donde la reina, eres tu, porque asi te hacen sentir.
Y despues de este pedazo de testamento, te mando saludos y que todo te vaya bien Koi :)
Ahora solo disfruta del momento: Carpe diem.

vodevilastrozombies dijo...

Ya te expliqué mi obsesión con los Jokers. Siempre hay que tener varios en la manga y nosotros hemos sabido jugarlos como nunca.

Hemos ganado todas las partidas y así seguiremos haciéndolo, siempre con algo bajo la manga porque somos mejores que nadie.

Nos reímos de los Hados y les duele porque al igual que Dios, ni jugamos al azar ni creemos en la casualidad y eso les destroza por dentro.

Sabes que hemos tomado el mismo tren, con asientos gemelos, uno junto al otro, al lado de la ventana para poder contemplar siempre nuestro Cielo Azul Eterno.

Gracias por coger este tren.

Publicar un comentario