El inicio

Lo he hecho. Lo he hecho otra vez. Un nuevo blog, una nueva vía de escape.

Hay momentos en los que no necesito nada parecido, sin embargo... en estos días el mundo me parece un lugar horripilante, un ente (si acaso puede denominarse así) que agoniza, que dá coletazos, que intenta defenderse... pero no. El mundo ya tiene un destino, y todos los que estamos aquí.

Hoy parece que mi corazón quiere dejar de latir tan fuerte, que nada merece la pena, que cualquier esfuerzo es en vano. Pero siguen muriendo miles de niños cada día, y a nosotros cada vez nos gusta más la ciencia-ficción, aunque sabemos que la realidad es incomparablemente más cruel que cualquier historia de fantasía. El mundo se acaba. Tiene que hacerlo. Tanto dolor no puede ser humano.

No penséis que soy una catastrofista absoluta. Quizá lo soy, pero sólo en ocasiones puntuales. En otros momentos, quizá puedo incluso sentir un atisbo de amor hacia el mundo... aunque sean pocos esos instantes. Bienvenidos a Escombros del siglo XXI. No todo será trágico como este comienzo. Tampoco será brillante, en ningún caso emocionante. Quizá soy una ilusa al pensar que a alguien le interesará leerme pero, por otra parte... ¿por qué no? Me gusta conservar un poco de la esperanza que le falta a la humanidad.

3 comentarios:

Lauryna dijo...

Me imagino que seras Pat :)
Espero que esta vez sea el definitivo y que te animas a escribir aunque sea de cuando en cuando.
Y escribe porque a ti te ayude a desahogarte, que mas da si lo leen o no...
A mi me ayuda mucho.

Un besito:)

Sube dijo...

La ciencia ficción es precisamente una vía de escape perfecta para las catástrofes diarias que los periodicos y telediarios reportan hasta nuestros ojos y oidos. Con la suerte de que ese género nos permite leer literatura para cada momento de animo, con la gran variedad que se incluye entre sociedades ideales o destructivas, multitud de planetas, épocas,...

Te enlazo desde Júpiter
Un saludo

Miguel dijo...

La vida está llena de luces y sombras. Detrás de cada catástrofe hay un ángel iluminando la vida. Yo pienso que la buena voluntad es el mejor camino para ver a estos angelicales seres que nos hacen ver lo bueno de esta vida.
Un saludo

Publicar un comentario